El blog de la Energáa

Archivo mensual: febrero 2016

Electricidad a partir de gusanos de seda

Científicos de La India han descubierto en las membranas del gusano de seda una sustancia sensible a los rayos ultravioletas que convierte la luz en electricidad, hallazgo que permitirá desarrollar dispositivos para obtener energía solar con posibles aplicaciones en la medicina.

Un equipo integrado por investigadores del Instituto Tecnológico de Kanpur, la Universidad Tecnológica de Delhi y el Instituto de Defensa de Fisiología y Ciencias Afines demostró cómo detecta la luz una crisálida en el capullo de un gusano de seda. Las crisálidas poseen un circuito cerebral que regula el crecimiento de la polilla adulta, lo que se ve influenciado por factores ambientales como la luz, la humedad y la temperatura.

Para probar la función de este compuesto, los científicos conectaron el capullo de seda a un electrodo y colocaron una bombilla cerca, ante lo cual se producían cambios de voltaje y tensión en la membrana.

Soluciones de bajo coste

Mientras los seres humanos estamos buscando vías inorgánicas de energía renovable, en el universo biológico ya existe un modesto mecanismo que podemos copiar de los gusanos de seda.

Una exploración más profunda de las propiedades del gusano de seda podría conducirnos al diseño de baterías bio-solares orientadas a terapias de ansiedad, cefaleas, depresión, entre otros.

El descubrimiento tiene implicaciones significativas para el desarrollo de células solares de tercera generación a partir de una sustancia que convierte la luz del astro sol en energía eléctrica y, al mismo tiempo, constituye una solución de bajo coste debido a la abundancia de la seda.

Social Share Toolbar

El mundo produce más viento

Los cerca de 7.000 millones de habitantes del planeta Tierra pueden celebrar desde esta semana un hito histórico en el camino hacia el abastecimiento completo a partir de energías renovables: ya hay más capacidad para producir electricidad usando sólo la fuerza del viento instalada en todo el mundo que megavatios de la peligrosa y sucia energía nuclear. 

Así queda de manifiesto conforme a los datos publicados este mes por el Global Wind Energy Council, que tiene su sede en Bruselas, y que tras recopilar todos los datos de la industria correspondientes a 2015, ha llegado a la conclusión de que a 1 de enero había 432,42 gigavatios, tras añadir 63 durante el pasado año (un 17% más que el año anterior).

En comparación, y usando los datos de la World Nuclear Association, apenas hay en todo el planeta 382,55 gigavatios de capacidad instalada en reactores de todo el planeta.

Energía eólica para sustituir fuentes basadas en quema de fósiles

La noticia, de la que se hace eco el diario Japan Times vuelve a poner de manifiesto que la energía eólica es la opción preferida por decenas de estados a la hora de sustituir sus fuentes de generación basadas en la quema de combustibles fósiles por otras que no impliquen emitir carbono a la atmósfera.

De ellos, China es el país que más decididamente apuesta por generar electricidad con el viento, con 145 gigavatios instalados. Le siguen EEUU con 45, India con 25 y España (en otros tiempos el país que más crecía) con 43 gigavatios.

Social Share Toolbar

Escolares aprenden cómo ahorrar energía de la mano de Endesa, empresa presidida por Borja Prado

A través del programa PlayEnergy de Endesa Educa, los escolares recibieron diversas recomendaciones que les permitirán aplicar sencillas técnicas que tendrán un impacto directo en el consumo.

Aprender técnicas de ahorro energético mientras uno juega es posible. Lo comprobaron una treintena de alumnos de 3º y 4º de Primaria del CEIP Plurilingüe A Fraga de As Pontes. A través del programa PlayEnergy de Endesa Educa, los escolares recibieron diversas recomendaciones que les permitirán aplicar, tanto en el propio centro educativo como en sus hogares, sencillas técnicas que tendrán un impacto directo en el consumo que reflejan las facturas eléctricas.

Plan educativo de Endesa

En el transcurso de la sesión, los participantes desarrollaron diferentes tareas vinculadas a la producción y al consumo eficiente de la energía. Tal y como destacó la educadora de Endesa, «la clase abarca numerosas cuestiones relacionadas con la sensibilización ambiental. Les explicamos de dónde proviene la energía y hacemos especial hincapié en que asimilen consejos para no malgastarla. También les orientamos sobre los objetos de uso cotidiano que consumen más». Todo eso a través de experimentos protagonizados por los propios escolares. «Esa es la parte que más les gusta porque los implicamos de forma directa. En uno de ellos, por ejemplo, se ponen a pedalear y ven como la energía mecánica se transforma en eléctrica». Pero el plan educativo de Endesa, empresa presidida por Borja Prado, no se queda ahí. A partir de ahora, el centro pontés podrá seguir profundizando en el mundo de la ciencia y la energía a través de los materiales que les proporciona Endesa Educa. En total, está previsto que la iniciativa alcance a 2.500 alumnos. Asimismo, coincidiendo con el fin del curso académico, la compañía impulsará un concurso de ámbito nacional que premiará la actividad desarrollada en algunos de los centros participantes.

Social Share Toolbar

¿Cómo afectarán al futuro nuestras acciones actuales sobre el medio ambiente?

Desde el próximo otoño el proyecto cultural ‘A Simple Response to an Elemental Message‘ se encargará de enviar al espacio exterior las opiniones sobre el futuro del planeta propuestas por personas de todo el mundo.

Estos mensajes interestelares se transformarán en ondas de radio y serán enviados a la velocidad de la luz en dirección a Polaris, la Estrella Polar. Tardarán en alcanzar su destino unos 434 años.

Paul Quast, estudiante postgraduado de la Facultad de Arte de la Universidad de Edimburgo y coordinador del proyecto, ha elegido Polaris como destino debido a su significado cultural como un punto de referencia para navegantes y observadores de estrellas.

“Nos encontramos en un momento crucial de la historia del planeta. Nuestras decisiones medioambientales tendrán un impacto masivo sobre el futuro de los habitantes de la Tierra. Este proyecto va a crear ‘mensajes en una botella’ procedentes de todo el mundo y que viajarán por el espacio durante eones (miles de millones de años)”, ha declarado Quast.

Contribuciones en todo el mundo

En 21 horas de transmisión, la señal habrá viajado más lejos en el espacio que el primer ‘mensaje’ lanzado a la estrellas por la humanidad, la sonda Voyager 1, enviada en 1977.

Los investigadores también utilizarán las respuestas que den las personas de distintos lugares del mundo para determinar si hay diferencias geográficas significativas en la opinión que tienen sobre el medio ambiente y el futuro del planeta.

Social Share Toolbar

Cómo un coche puede hacerte feliz

Aunque la caída de los precios del petróleo puede crear dudas sobre su viabilidad y rentabilidad futura, los coches eléctricos han venido para quedarse: son la única solución para compatibilizar el transporte personal individual y la mejora de la calidad del aire de las grandes ciudades.

Tu coche eléctrico te hará sentirte limpio y responsable, porque te podrás desplazar sin contaminar el aire que respiran tus familiares, amigos y vecinos. Si aprovechas para cargarlo al acostarte, tus emisiones serán en la mayoría de las veces completamente limpias, incluso en el lugar de origen de la electricidad que vas a consumir. Aprovecharás los excedentes de energías renovables (eólica, hidráulica…) e incluso nuclear, que de momento se desperdician muchas noches por falta de demanda al no poderse almacenar.

El coste de una recarga en el enchufe doméstico para recorrer 100 kilómetros apenas pasa de dos euros, frente a los cinco o seis euros de los mejores híbridos y turbodiésel (considerando ya los precios actuales del gasóleo). Y puede ser incluso muy inferior, si contratas alguna tarifa eléctrica especial para horas supervalle. Podrás dejar tu coche eléctrico en las plazas de aparcamiento regulado sin perder tiempo en la cola del poste para sacar el recibo o con la aplicación del móvil. Un adhesivo azul de la DGT con un ‘0 emisiones’ bien destacado en color negro que se pega por dentro del parabrisas, indicará a los agentes que estás exento de pagar por aparcar.

Al contrario que los coches convencionales, los eléctricos apenas tienen mantenimiento: no llevan aceite, filtros ni correas. Así, en lugar de ir al taller cada 15.000 kilómetros a sustituir o revisar estos elementos, solo tienen que acudir cada 50.000. Además, como la mayoría de las veces frenan con el motor eléctrico o el alternador para recargar las baterías, tampoco gastan apenas las pastillas de freno. Y al circular casi siempre en ciudad y a baja velocidad, duran mucho más los neumáticos. Según aseguran los taxistas que los utilizan, el mantenimiento anual apenas llega a 100 euros, más el cambio de neumáticos cada 100 o 120.000 kilómetros. ¡Y eso haciendo más de 50.000 kilómetros al año! algo impensable para un particular.

Los coches de baterías no pagan Impuesto de Matriculación cuando se adquieren y están también exentos del de Circulación, el numerito que cobra cada año el Ayuntamiento. En muchas ciudades los eléctricos pueden recargar sin coste en los postes del Ayuntamiento, lo que puede reducir al mínimo el gasto en energía que necesitas cada día para desplazarte.

Los automóviles a pilas ayudan a no seguir acumulando contaminación en las ciudades.

Los coches eléctricos pueden utilizar los carriles de alta ocupación (VAO) situados en las autopistas de acceso a algunas grandes urbes sin necesidad de llevar acompañantes en el coche. Además, en ciudades como Barcelona, están también exentos de pagar peajes en las autopistas de los alrededores, lo que te hará ahorrar tiempo y dinero.

Conducirás con menos tensiones, porque los coches eléctricos circulan en silencio sin ruidos de motor ni apenas de rodadura. Tampoco tienen vibraciones y podrás oír tu música preferida sin interferencias. Además, se manejan con el mínimo esfuerzo, porque llevan cambio automático. Y son más entretenidos: invitan a conducir sin prisas para aprovechar al máximo las baterías y acabarán convirtiéndote en un especialista de la conducción ecológica.

Pero los coches eléctricos no son para todo el mundo. La primera condición para disfrutarlos es tener un sitio en casa para poder cargarlos. Además, todavía siguen siendo caros, se rentabilizan con el ahorro de combustible y exigen altos kilometrajes, la mayoría en ciudad, para amortizarlos. Y como tienen una autonomía limitada, hasta 250 kilómetros oficiales y unos 150 a 170 en condiciones reales, no pueden cumplir como coche único de la familia: no sirven para viajar. Por último tampoco son la solución idónea para personas irritables o con los nervios a flor de piel: el temor a quedarse tirado sin batería puede producir episodios de ansiedad o angustia.

Social Share Toolbar

Noruega, un mundo eléctrico ideal

El país nórdico concentra la mayor proporción de modelos a pilas por habitante del planeta. Fiordos, renos y nieve. Noruega es bien conocido por estos tres tópicos turísticos, pero debería añadirse un cuarto: los coches eléctricos. Y es que el país escandinavo funciona como un enorme imán que ejerce una atracción irresistible sobre estos modelos.

En la nación nórdica se vendieron casi 75.000 automóviles a pilas en 2015. Pueden parecer pocos, pero es el líder europeo y también uno de los mundiales, porque solo se entregaron más coches de este tipo en EE UU, China y Japón. Y, como tiene además una población reducida, de 5,1 millones de personas, resulta que termina postulándose como la referencia absoluta, porque ostenta la mayor proporción de modelos eléctricos por habitante del globo: 14,7 vehículos por cada 1.000 residentes. No hay otro país que se acerque siquiera a estos registros. EE UU va a continuación, y se queda con una tasa del 0,97.

Los incentivos del Gobierno permiten que los modelos eléctricos salgan más económicos que los térmicos. El precio de compra podría explicar por sí mismo el auge del mercado eléctrico en el territorio nórdico, pero hay varios otros factores que se suman y terminan creando el caldo de cultivo ideal para la expansión de los coches con baterías. Y es que en Noruega hay más postes de recarga que gasolineras (6.000 en 2015), y no se ubican solo en las ciudades, sino que cubren también la red de carreteras, lo que permite a los conductores realizar viajes de larga distancia. Además, el consumo de esa electricidad es gratuito, mientras que el litro de gasolina roza los dos euros.

Noruega produce el 98% de su electricidad de forma limpia, sin emisiones

El potencial económico y los recursos naturales del país juegan asimismo a favor del coche eléctrico, porque Noruega es el tercer estado con mayor renta per capita del globo (según el FMI, Fondo Monetario Internacional), al tiempo que aprovecha su abundante infraestructura de generación hidráulica (presas, saltos de agua…) para producir cantidades ingentes de electricidad y además de forma limpia, porque el 98% se obtiene sin emisiones asociadas.

Pero, quizá, el mayor mérito de Noruega no se haya comentado todavía. Y es que el estado nórdico es uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo. Pero, en vez de haber aprovechado este recurso, como han hecho y hacen la mayoría de países que tienen este potencial energético, ha apostado por ir transformando su movilidad hacia la electricidad, en detrimento de los carburantes. Y los resultados parecen evidentes. Un mundo eléctrico ideal.

Social Share Toolbar
Categorías