El blog de la Energáa

Archivo mensual: julio 2018

Azurmendi, el restaurante más ecológico del mundo

Azurmendi en Vizcaya, del chef Eneko Atxa, acaba de ser reelegido el restaurante más sostenible. Azurmendi, es el templo de la gastronomía y la sostenibilidad que el chef Eneko Atxa (Amorebieta, 1977) ha levantado en el corazón del País Vasco.

El suplemento del diario El Mundo, Papel, acaba de publicar una entrevista con el cocinero vasco. En sus palabras Azurmendi “se trata de huevo trufado cocinado a la inversa, de dentro hacia afuera, y en el que se sustituye parte de la yema por consomé de trufa. Es uno de los símbolos del restaurante y también es la metáfora de su esencia, porque en Azurmendi se trabaja de dentro hacia afuera cada tarea. Almas que trabajan con la honesta intención de que quien se siente a comer termine sintiéndose feliz”.

Azurmendi, el restaurante sostenible

El edificio está construido con paneles de madera local certificada y materiales reciclados. En la cubierta se cultivan hortalizas y plantas aromáticas, el agua de lluvia se recoge para regar las huertas, abastecer los baños y llenar el depósito contra incendios. Los espacios están diseñados y orientados para aprovechar al máximo la luz natural; los cocos sirven de vaso y la madera como bandejas; hay un invernadero, paneles fotovoltaicos, tomas para cargar los coches eléctricos y hasta una compleja instalación geotérmica de la que obtienen la mayor parte de la energía que necesitan. Por supuesto, todos los residuos se reciclan…

Y es que el local de Atxa en Larrabetzu, está considerado el restaurante más sostenible del mundo. Una distinción que ya recibió en 2014 y que la semana pasada volvió a otorgarle The World’s 50 Best Restaurants en Bilbao. «La gastronomía es placer pero también sostenibilidad, salud y solidaridad», argumenta Atxa en su flamante cocina de tres estrellas Michelin minutos antes de servir la cena de aniversario del grupo bodeguero Araex Grands, que cumple 25 años generando sinergias en la Rioja Alavesa.

Social Share Toolbar

Endesa, presidida por Borja Prado, liderazgo sostenible y alto dividendo

Borja Prado Eulate, presidente de Endesa, ha conseguido transmitir su estilo de gestión al modelo estratégico de Endesa, la compañía que preside. Sereno, templado y siempre buscando el acuerdo, Prado está al frente de la eléctrica española desde 2009.

Desde entonces, el grupo ha conseguido consolidar, con calma pero con paso firme, su posición de liderazgo en el mercado energético español, donde sigue siendo la primera compañía del sector por capacidad comercial, ventas, clientes y tamaño de la red. El grupo ha sabido capear con aplomo momentos de extrema volatilidad del mercado eléctrico que, por el contrario, han hecho mella en las cuentas de otros rivales.

Bajo la batuta de Borja Prado, al que le gusta la palabra pacto más que el ordeno y mando, y que ha sabido mantener excelentes relaciones con todos los Gobiernos, sean del signo que sean, Endesa ha configurado un modelo de crecimiento sostenido y alta rentabilidad. La apuesta serena pero decidida por las renovables, la contención y excelencia en la gestión de costes, los procesos de digitalización progresivos y la descarbonización gradual han marcado las pautas del grupo, siempre con la alta rentabilidad y el dividendo creciente como pilares.

Así se refleja en el plan estratégico de Endesa de los últimos años. La última actualización de esa hoja de ruta se produjo el pasado mes de noviembre y ya se ha superado con creces de forma positiva. Endesa alcanzó el pasado año un beneficio neto de 1.463 millones de euros, lo que supone un 4% más que en 2016, según los datos presentados en febrero. El resultado operativo bruto (ebitda) alcanzó los 3.542 millones, lo que representa un 3% más. El grupo batía así sus propios objetivos. Endesa tenía previsto alcanzar un ebitda de 3.400 millones en el conjunto de 2017, con un beneficio de 1.400 millones. El grupo supera sus propias metas incluso en un entorno adverso, con un vaivén extremo de precios en el mercado eléctrico por fenómenos como la sequía, que hundió la producción de las plantas hidráulicas y provocó estragos en otras empresas energéticas en España.

El impulso en el beneficio neto del pasado año se tradujo en una mejora del dividendo, uno de los grandes retos de Prado. El dividendo total con cargo al ejercicio de 2017 se situó en 1,382 euros por acción, un 4% más que en el ejercicio precedente y casi un 5% superior al mínimo comprometido con el mercado.

Endesa, presidida por Borja Prado y su política de dividendos

Desde hace dos años, Endesa mantiene una de las políticas de dividendo más amplias del Ibex, con un pay out (parte del beneficio que se destina a retribuir al accionista) del 100%. Esta exigente retribución a los accionistas, de la que además de Enel también se benefician miles de minoritarios, se ha conseguido sin deteriorar las ratios financieras clave de la empresa. En 2017, la deuda financiera neta del grupo aumentó en solo 47 millones de euros con respecto a 31 de diciembre de 2016, a pesar del pago a los accionistas.

Además de demostrar solidez en resultados, Endesa se ha alzado como punta de lanza para la búsqueda del consenso energético en el cambiante mapa regulatorio y empresarial del sector. Ante retos como el cierre o no de las nucleares, o de las plantas eléctricas que funcionan con carbón, y lejos de posturas vehementes, Endesa ha defendido insistentemente en los últimos años la búsqueda y con el máximo acuerdo posible entre todas las partes. Por ejemplo, ha defendido la extensión de las nucleares el tiempo suficiente para que sirvan de soporte para la gradual descarbonización energética. Prado nunca ha dudado en pedir públicamente paciencia y amplitud de miras en ese tipo de polémicas, con uno u otro Gobierno.

Fuente: Expansión, borjaprado.com

Social Share Toolbar

Iberdrola, presidida por Ignacio Sánchez Galán, eleva un 5,1% la retribución a sus accionistas

Iberdrola pagará un dividendo de 0,326 euros brutos por acción con cargo a 2017, un 5,1% más que la comprometida con cargo a 2016, de los que 0,140 euros se abonaron en enero y 0,186 euros se pagarán el próximo 25 de julio. La eléctrica avanza así en su compromiso de incrementar la remuneración anual de sus accionistas en línea con la evolución de sus resultados, ya que el beneficio neto correspondiente al ejercicio 2017 fue de 2.804 millones de euros, un 3,7 % más que el registrado en 2016, ha destacado en un comunicado.

De acuerdo a las Perspectivas Estratégicas 2018-2022 del grupo, presentadas en febrero pasado, Iberdrola prevé alcanzar al final del periodo un beneficio neto de entre 3.500 y 3.700 millones de euros y mantener su política de remuneración al accionista, creciente en línea con los resultados. El beneficio neto esperado implicaría alcanzar un dividendo de hasta 0,4 euros brutos por acción al final del plan.

La eléctrica ha comunicado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) los términos de la primera edición del sistema Iberdrola Retribución Flexible, con motivo del dividendo complementario con cargo a sus resultados del ejercicio 2017.La compañía ofrece a sus accionistas tres opciones para recibir su remuneración: cobrar el importe correspondiente a su dividendo complementario -0,186 euros brutos por acción- directamente en efectivo; vender sus derechos de asignación en el mercado o bien obtener nuevas acciones liberadas del grupo de forma gratuita.

 

Social Share Toolbar
Categorías