El blog de la Energáa

Ahorro energético: claves para conseguirlo en tu vivienda.

ahorro energéticoConocer el nivel de eficiencia energética es fundamental para poder analizar el estado en que se encuentra tu hogar o tu negocio y conocer las mejoras en clave de ahorro energético que se podrían llevar a cabo en él

Para ello hay que solicitar el certificado energético, que se puede adquirir tras la revisión del edificio y que cataloga a los inmuebles en categorías A -G, siendo la primera la más eficiente y la última la menos. Esto se hace teniendo en cuenta el consumo de energía y emisiones de CO2 que se comparan con edificios similares. Dicho certificado, calcula el consumo de energía que se necesita para satisfacer las necesidades de funcionamiento y ocupación del inmueble.

Una vez terminada la revisión se hace entrega del certificado en el que se marca la calificación obtenida en base a los resultados conseguidos. Normalmente se suele solicitar cuando se va a adquirir, vender o alquilar una vivienda, pero también resulta interesante tenerlo tanto para conseguir un ahorro energético y mejorar la eficiencia del hogar, sobre todo de cara al futuro, como para disponer de información útil sobre las características del inmueble y poder elegir las mejoras adecuadas.

En España, la calificación E es la más habitual. Hablamos de viviendas de 70 metros cuadrados con un gasto de unos 735 euros al año en calefacción, agua caliente y aire acondicionado. En cambio, en viviendas con calificación B, hablamos de un gasto de 282 euros al año.

Mejoras para el ahorro energético

Cambio de calderas poco eficientes. Calderas de gas natural con una temperatura baja y de condensación en las que su rendimiento es alto siempre que esté en funcionamiento (al contrario de las convencionales, que permite un ahorro en calefacción y agua caliente sanitaria). Hay que combinarlas con termostato, para conseguir una reducción respecto al consumo de hasta un 25% conservando una temperatura idónea tanto en invierno como en verano.

Mejora en la iluminación. Es una mejora menos costosa y mucho más rentable en la que podemos llegar hasta un 80% de ahorro ajustando la potencia eléctrica.

Controlar el gasto en los electrodomésticos. Adecuando el uso de los mismos, conseguiremos además de eficiencia y ahorro, durabilidad a lo largo del tiempo.

Comparar el consumo. Revisar el consumo de mismos periodos en diferentes años para medir las mejoras. Esto no es lo mismo que comparar gastos ya que el precio de la energía varía.

Social Share Toolbar
Categorías