El blog de la Energáa

El taxi eléctrico permite un gran ahorro frente a otros vehículos

Taxi eléctrico

Los vehículos eléctricos son una buena opción para los taxistas, ya que económicamente salen rentables en un corto periodo de tiempo. Además, no contaminan y facilitan una conducción eficiente, suave y cómoda

Es cada vez más común ver taxis híbridos en diferentes ciudades. Los taxistas los consideran una buena opción, ya que ahorran mucho dinero en combustible y mantenimiento y, además, contaminan mucho menos. Pero lo que aún no es común es ver taxis 100% eléctricos.

Sin embargo, hay un taxista que sí conduce un coche eléctrico puro, un Nissan Leaf. Lo primero que destaca, aparte del ahorro en combustible, es que el vehículo cambia la forma de conducir: un eléctrico te empuja a realizar una conducción más eficiente, suave y cómoda.

Rentabilidad

Haciendo un estudio de los últimos doce meses, este tipo de taxi sale muy rentable, y es tan bueno como cualquier otro para realizar el trabajo. El vehículo ha recorrido 47.600 kilómetros, es decir, unos 140 de media en cada jornada, por lo que la autonomía del coche es muy amplia.

En cuanto al consumo, la media es de 13 kWh cada 100 kilómetros, gracias a que los desplazamientos son en su mayoría por ciudad, y el vehículo eléctrico mejora así su rendimiento.

Haciendo un repaso de los números en el último año, teniendo en cuenta las veces que hay que recargarlo, la potencia contratada, los impuestos de la electricidad, y el alquiler del equipo de recarga, el coste total para poder circular con un taxi eléctrico fue de 1.611,95 euros. Sin olvidar que los gastos de mantenimiento en este tipo de vehículos es casi nulo.

Ahorro económico

Si lo comparamos con las cifras logradas en el mismo periodo de tiempo por un vehículo diésel es el eléctrico el que sale más rentable. El vehículo diésel,  teniendo en cuenta la oscilación del precio de los carburantes, cuesta al año unos 6.000 euros, sólo en combustible.

Por lo que con un vehículo eléctrico, los taxistas pueden ahorrarse unos 4.450 euros al año sólo en el combustible. Un ahorro, que en unos cinco años permite amortizar el mayor coste del vehículo eléctrico respecto a cualquier modelo equivalente del mercado. Sólo en viajes largos, por su limitada autonomía, el modelo sería menos rentable. Pero un taxi no suele hacer muchos viajes largos.

Social Share Toolbar
Categorías