El blog de la Energáa

Los grandes grupos energéticos apuestan por el gas

Las multinacionales energéticas ven en el gas una fuente de energía en la que apostar. El gas emite la mitad de dióxido de carbono que el carbón cuando se combustiona para generar electricidad y un 75% menos de óxido de nitrógeno y otras partículas dañinas para la salud. Esto hace que el gas sea un posible aliado en la lucha contra el cambio climático y la polución del aire, y un refugio para el sector frente a la caída del petróleo con el auge del coche eléctrico.

De los 16 nuevos proyectos de BP previstos entre este año y 2021, doce de ellos están relacionados con gas en lugar de con petróleo. Este cambio se está haciendo notar en todo el sector. El gas ha duplicado al crudo en las propuestas que esperan la aprobación de la comunidad inversora, según la consultora del sector Wood Mackenzie. “En el pasado, encontrar gas en lugar de petróleo era decepcionante. Ahora en cambio, han cambiado las tornas”, explica Claudio Descalzi, consejero delegado de Eni. El grupo italiano tiene previsto empezar a explotar a finales de este año el gaseoducto Zohr ubicado en la costa de Egipto . La apuesta por el gas depende en gran parte de la capacidad del sector de eliminar el carbón del sistema energético global y competir con el aumento de la energía eólica y solar. “Las renovables dominarán el sector a largo plazo pero, durante la transición, tendrá que haber una fuente estable de electricidad en el caso de que no haya energía eólica y solar disponibles. Estoy convencido de que el gas desempeñará ese papel”, explica Maarten Wetselaar, responsable de la división de gas de Shell.

La evolución del gas cobra especial importancia en Asia. China e India representan casi la mitad del aumento del 30% en las previsiones de demanda de energía global de aquí a 2035.

Una plataforma gigante

Desde Australia, la plataforma de GNL Wheatstone de Chevron comenzará su producción este mes, tras una inversión de 88.000 millones de dólares. ExxonMobil, BP, Total y Eni también están implicados en grandes proyectos. Se calcula que el suministro de GNL se incrementará un 50% entre 2014 y 2021. Eso implica la apertura de un nuevo “tren” de GNL – la instalación que condensa el gas en líquido para permitir su transporte en buques a largas distancias cada dos o tres meses. Spencer Dale, economista jefe de BP, cree que estamos ante un “impresionante ritmo de crecimiento”.

Se tardaron ocho semanas en remolcar la refinería de gas natural flotante más grande del mundo de un astillero surcoreano a un punto situado a casi 500 km al noroeste de la costa Australiana, donde quedó anclado el mes pasado.

Durante los próximos 25 años, este gigante, que tiene una longitud de cuatro campos de fútbol recogerá gas de pozos submarinos y lo convertirá en gas natural licuado (GNL) de primera calidad.

Barcos petroleros visitarán el buque una vez a la semana para descargar el GNL para su exportación. El proyecto Prelude, encabezado por Royal Dutch Shell, forma parte de un aumento de la capacidad de GNL que promete dar nueva forma a la industria del gas y del petróleo y, con ella, a los mercados energéticos en los que está presente.

 

 

 

Social Share Toolbar
Categorías