El blog de la Energáa

Los objetivos de CO2 para 2050 moverán unos 745.000 millones en energías renovables.

Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, afirma que el cumplimiento de los objetivos de reducción de CO2 para 2050 representa un “campo de negocio mundial” para las renovables, con unos 840.000 millones de dólares (unos 745.300 millones de euros) estimados de inversión al año.

Arias Cañete señaló en la Jornada APPA sobre energías renovables en las que ha participado que “es un proceso imparable” y que las renovables son un sector que va a desempeñar “un papel fundamental” en la lucha contra el cambio climático y que va a tener un importante desarrollo de futuro. El mayor esfuerzo le corresponde al sector privado ya que la inversión pública será de unos 100.000 millones de dólares (unos 88.720 millones de euros). Por eso, habrá que establecer unos entornos jurídicos que “hagan atractivas las inversiones”. Además, recalcó que la transición energética europea hacia la descarbonización es “irreversible”, con la necesidad de tener un mercado europeo “interconectado” para que la exportación de las energías renovables sea más sencilla.

Año 2016

De la COP21 de París del año pasado, que fue un éxito, Arias Canete constató “la evidencia” del consenso científico sobre el cambio climático. 2016 es el año en el que hay que tomar medidas para poder alcanzar los objetivos propuestos y será también para la Unión Europea el año de la adopción de las medidas regulatorias para lograr los objetivos en el que además se espera poder presentar antes de final de año una propuesta de revisión de energías renovables. Para llegar a conseguir los objetivos es muy importante el desarrollo de las interconexiones y un nuevo diseño del mercado de la electricidad, Cañete señaló que “Queremos avanzar hacia un mercado más flexible. Dejar atrás el mosaico de 28 mercados, un mercado más flexible que rompa las barreras nacionales”. Además, consideró importante eliminar barreras administrativas que aumentan los costes y hacen que se retrase el desarrollo de las renovables y establecer unos objetivos más ambiciosos en materia de eficiencia energética.

José Miguel Villarig, presidente de APPA, ha pedido que se mejoren los procesos normativos y que permitan corregir la inseguridad jurídica para un sector en el que es necesario realizar inversiones a largo plazo. Señalo que “Se ha resuelto el déficit de tarifa, que era un problema de Estado, pero desde la improvisación. En la planificación energética ha faltado coordinación y en un sector en el que hay que invertir tan a largo plazo no se debe improvisar tanto”.

Social Share Toolbar
Categorías