El blog de la Energáa

Buscan la manera de producir hidrógeno sin contaminar la atmósfera

Símbolo del hidrógenoVarios investigadores de diversas universidades han estado trabajando en el diseño de un nuevo catalizador eficiente y respetuoso con el medio ambiente que produzca hidrógeno molecular

Se trata de un compuesto utilizado en la industria moderna para la fabricación de fertilizantes y para refinar el petróleo crudo en gasolina. Hoy en día es abundante, sin embargo, no se encuentra como gas puro H2, sino que suele estar unido al oxígeno de agua (H2O) o al principal componente del gas natural: carbono en el metano (CH4).

Hoy en día, el hidrógeno industrial se produce a partir de gas natural gracias a un proceso que consume gran cantidad de energía y libera carbono a la atmósfera, contribuyendo a la contaminación del medio ambiente.

Avances en la producción

Nature Chemistry” ha publicado este domingo que los expertos en nanotecnología de la Ecuela de Ingeniería de Stanford (EEUU) y de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) han logrado liberar hidrógeno del agua a escala industrial mediante electrólisis.

El sistema de electrólisis consiste en que la corriente eléctrica fluye a través de un electrodo metálico sumergido en agua; y este flujo de electrones induce una reacción química que rompe los enlaces entre los átomos de hidrógeno y oxígeno. El electrodo sirve como un catalizador, un material que puede estimular una reacción tras otra sin ser utilizado y el platino es el mejor catalizador para la electrólisis. Si el coste no es el objetivo, el platino podría ser utilizado para producir hidrógeno a partir de agua en la actualidad.

Sin embargo, el coste de la producción actual de hidrógeno está entre uno y dos dólares por kilogramo de hidrógeno, por lo que los nuevos procesos deben ser competitivos también en el aspecto económico, a pesar de ser más ecológicos. Por lo tanto, la electrólisis a base de platino queda descartada.

Los investigadores se plantean rediseñar una estructura atómica de un material industrial barato y común para que sea tan eficiente como el platino.

El proyecto fue concebido por Jakob Kibsgaard, un investigador postdoctoral con Thomas Jaramillo, profesor asistente de Ingeniería Química en Stanford. Kibsgaard comenzó este proyecto mientras trabaja con Flemming Besenbacher, profesor en el Centro Interdisciplinario de Nanociencia (iNANO) en Aarhus.

Social Share Toolbar
Categorías