El blog de la Energáa

bonos verdes

Nueve grandes empresas industriales europeas se alían para impulsar los bonos verdes

Nueve grandes compañías industriales europeas que se encuentran entre las principales emisoras de bonos verdes, entre ellas Iberdrola y Enel (propietaria de Endesa), han lanzado una alianza para desarrollar el mercado de estos bonos, uno de los segmentos más dinámicos de la financiación responsable y sostenible, comprometida a luchar contra el cambio climático.

Este grupo de empresas, del que forman parte también EDF, Engie, Icade, Paprec, SNCF Réseau, SSE y Tennet, han conseguido recaudar hasta la fecha mediante emisiones de ‘bonos verdes’ un total de 26.000 millones de euros, representando el 10% de los vencimientos pendientes de todo el mercado.

El objetivo de estas empresas es fortalecer este mercado, obligándose para ello a diseñar sus respectivas estrategias financieras en torno a dichos instrumentos, así como a participar activamente en el debate actual sobre la divulgación de información que permita garantizar a los inversores la total transparencia sobre el destino de sus fondos, exclusivamente a proyectos respetuosos con el medio ambiente. Igualmente, hacen un llamamiento al resto del sector industrial para que colabore con el mercado escogiendo este tipo de financiación para sus proyectos.

Por ello, las empresas firmantes de la declaración se comprometen a mantener una presencia a largo plazo en el mercado, a utilizar los ‘bonos verdes’ como su principal herramienta para financiar sus proyectos y sus distintas líneas de negocio, y a cumplir con los procesos más rigurosos de transparencia y divulgación de información.

Este anuncio se ha producido durante la jornada dedicada a la financiación pública y privada al servicio de la acción por el clima que se celebra hoy en París, en vísperas de la Cumbre por un Único Planeta (One Planet Summit).

En nombre de Iberdrola, José Sainz Armada, director financiero del grupo, destacó que “desde que incorporamos los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) a la estrategia de la compañía, Iberdrola se ha convertido en el mayor emisor europeo de ‘bonos verdes’, el mejor instrumento para financiar proyectos que marcan la diferencia en beneficio del medioambiente”.

“Gracias a la certificación independiente, los inversores privados que siguen principios éticos reciben todas las garantías de que sus fondos se gestionan con una perspectiva sostenible y bajo estrictos criterios de responsabilidad social”, añade.

Bonos verdes

Los bonos verdes son títulos de crédito emitidos por instituciones públicas o privadas que están calificadas para manejarlos. Son activos líquidos y de ingreso fijo que buscan realizar proyectos verdes, es decir sustentables, y obtener financiamiento por parte de inversionistas interesados, para al final, retornar el rendimiento de su inversión. En 2013, se emitieron bonos verdes con valor estimado de $11,000 millones de dólares y el presidente del Banco Mundial, Jim Kim, proyectó que esta cifra sería duplicada antes de finalizar el año 2015. El mercado de bonos verdes está creciendo de una manera favorable y está ayudando a cambiar la manera de invertir y la expectativa de los inversionistas para los rendimientos de los mismos. El Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (IFC), buscan impulsar el desarrollo de este nuevo mercado de inversión para ayudar al medio ambiente y además para poder ofrecer un instrumento nuevo de inversión que tenga liquidez y rendimientos fijos. (Wikipedia)

Fuente: El economista

Social Share Toolbar

Éxito de la tercera emisión de bonos verdes de Iberdrola

Iberdrola ha cerrado con éxito su tercera emisión de bonos verdes, por un importe de 700 millones de euros y destinada a captar recursos para refinanciar inversiones en parques eólicos de Reino Unido.

El vencimiento de los bonos es a nueve años, en septiembre de 2025 y el diferencial de la colocación ha ascendido a 32 puntos básicos sobre midswap, con un cupón del 0,375%, el más bajo obtenido por la compañía en operaciones a ese plazo en los mercados de capitales en euros. El coste de la operación es muy competitivo, en un entorno de bajos tipos de interés y de coste de crédito, y es fruto tanto del interés de los inversores de renta fija verde como del apoyo del programa del Banco Central Europeo.

Asimismo, el coste fijado es aproximadamente 35 puntos básicos inferior a cómo cotiza el Tesoro Español al mismo plazo, explica la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán. La demanda para la operación ha superado en más de dos veces la oferta inicial.

Este tipo de bonos  suelen suscitar mayor interés, ya que se incorporan los inversores socialmente responsables (ISR). De hecho, más del 50% de la operación se ha colocado sobre este colectivo de inversores, por lo que Iberdrola consigue, de este modo, diversificar su base inversora con costes similares a los de un bono tradicional. Una de las principales características de los bonos verdes es que los fondos obtenidos se destinan a proyectos sostenibles y socialmente responsables, utilización que es validada por la agencia independiente Vigeo Eiris.

Esta es la tercera emisión de este tipo realizada por Iberdrola y repite el éxito obtenido tanto en abril de 2014, como en abril de 2016.

Social Share Toolbar
Categorías