El blog de la Energáa

calentamiento

La CCAC apuesta por reducir las emisiones de corta duración

Emisiones de corta duraciónLa Coalición del Clima y la Calidad del Aire para Reducir los Contaminantes Climáticos de Corta Duración (CCAC) ha reafirmado a principios de septiembre su compromiso para reducir las emisiones de contaminantes de corta duración que contribuyen al calentamiento del planeta

La CCAC es una organización internacional que agrupa 72 socios, entre ellos EEUU, o el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP). De los socios, 34 son países y 38 organizaciones.

Este acuerdo se ha producido en la reunión que la coalición celebró a principios de septiembre en Oslo con el fin de poder continuar con los trabajos para frenar el cambio climático a corto plazo, mejorar la calidad del aire y la salud pública y fortalecer la seguridad alimentaria y energética. Estas acciones comenzaron hace 18 meses, y están encaminadas a reducir las emisiones de emisiones contaminantes de corta duración como el carbono negro, el metano, el ozono troposférico y los hidrofluorocarbonos.

La reducción de este tipo de contaminante puede suavizar el calentamiento global hasta en medio grado centígrado en el año 2050 y mejorar la calidad del aire.

Invirtiendo en reducir contaminantes

En este sentido, el Ministro de Medio Ambiente noruego, Bard Vegar Sohjell, ha anunciado que, además de los esfuerzos actuales que están llevando acabo para la reducción de emisiones de contaminantes de corta duración invertirán entre este año y el siguiente 110 millones de coronas noruegas más (15 millones de euros).

En la reunión ya citada, se reclama con carácter urgente la puesta en marcha de iniciativas para reducir emisiones de metano y carbono negro procedentes de la industria del petróleo y del gas, y también los procedentes del tratamiento de los residuos sólidos urbanos y de los vertederos.

También, ha alcanzado el acuerdo de eliminar gradualmente la producción y el consumo de hidrofluorocarbonos en el marco del Protocolo de Montreal, así como de reducir la contaminación de partículas finas y de carbono negro procedentes de los vehículos pesados y de los que utilizan el diesel como combustible.

Asimismo, se ha planteado que los países socios de la coalición desarrollen diversos planes nacionales de acción contra estos contaminantes, además de dar sus apoyos a la puesta en marcha de políticas y tecnologías para modernizar la producción de elementos constructivos como los ladrillos, en todo el mundo.

Por último, la coalición recomienda que se centren los esfuerzos en generar una conciencia global sobre la urgencia de prevenir las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire.

Social Share Toolbar

Lo último en eficiencia energética: calentadores solares

Calentadores solares en MéxicoLa empresa mexicana Cuidatumundo ha desarrollado un sistema de calentadores solares para el agua caliente, que abarataría los costes energéticos y apenas usa combustible

Debido a la subida de precio de la gasolina, el gas y la electricidad, también han subido la calefacción y el agua caliente. Por ello, se están buscando soluciones alternativas con el fin de reducir costes energéticos. Algunas de las líneas que se están estudiando son la geotermia, la biomasa y la energía solar.

Cuidatumundo

En esta línea, encontramos la empresa mexicana Cuidatumundo, que ha desarrollado una gama de calentadores solares que mantienen el agua caliente todo el día sin hacer uso de combustible, y se adaptan a diferentes requerimientos económicos. Este proyecto lo han realizado conjuntamente con el Instituto de Ciencia del Distrito Federal.

Cuidatumundo usa una tecnología simple pero efectiva, sus calentadores almacenan el calor producido por paneles solares acoplados a ellos. La pérdida de temperatura se reduce gracias a dos cristales, uno interior que rodea al tanque y otro exterior, que eliminan las corrientes de aire. Es el mismo principio que el del efecto invernadero.

El calentador llega a alcanzar los 60 grados centígrados de esta manera, temperatura que obviamente es más que suficiente para ducharnos. La capacidad de estos tanques es de 75 litros.

Ahorro energético y económico

Este proyecto está pensado para llegar a todo tipo de clases sociales, ya que si se generaliza su uso, supondría un ahorro excepcional para los hogares, especialmente para los que ya usan un sistema de calefacción por gas ya que supone asegurar agua caliente a diversas horas del día, evitando el gasto en combustible de hasta dos terceras partes.

Tonatiuh Hernández Mojica, director de la compañía, espera poder expandirse a otros mercados, y no quedarse solo en México. Planea hacerlo gracias a su versión más avanzada, que además de implementar el sistema anterior, extrae el aire que existe entre la cubierta del tanque y el exterior, aumentando la temperatura a niveles muchos más altos de los necesitados domésticamente. Este sistema adicional facilitará la comercialización del sistema en los países que presentan una radiación solar menor.

El precio final de este tipo de calentadores ronda entre 150 y 200 euros, en función de la versión. Sin embargo, la intención de “Cuidatumundo” es mucho más altruista, porque no pretende fabricar calentadores solares en serie, sino que quiere dejar en manos de las compañías fabricantes la licencia para que sean ellos los encargados de producirlos.

Social Share Toolbar

Los ecosistemas marinos se ven afectados por los fenómenos extremos

Ecosistema marino

El calentamiento global y otros fenómenos atmosféricos extremos tienen consecuencias en los ecosistemas marinos, tanto a largo como a corto plazo. Es común que estos cambios transformen nuestros mares de manera súbita, y por ello cuatro instituciones australianas investigan el mayor episodio de calentamiento repentino del mar, buscando soluciones

El efecto acumulativo del calentamiento del planeta, fruto del cambio climático, transforma los ecosistemas marinos a largo plazo. Pero esto no se queda ahí. Dicho cambio climático tiene también efectos a corto plazo, transforma los ecosistemas marinos de forma súbita, en el curso de unas semanas, mediante fenómenos meteorológicos puntuales de carácter extremo.

Cuatro instituciones australianas son quienes investigan y examinan el mayor episodio de calentamiento repentino del mar, que se produjo a principio de 2011, durante el verano austral, en la costa occidental australiana, que elevó hasta 4ºC la temperatura del mar durante diez semanas en un tramo de 2.000 kilómetros de litoral.

La publicación Nature es quien recoge las conclusiones de este equipo científico, quienes contaron con la colaboración de un investigador del departamento de biología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Fernando Tuya, que vivió el fenómeno en primera persona durante su estancia posdoctoral en el Centro de Investigación de Ecosistemas Marinos de la Universidad Edith Cowan.

“Fue un fenómeno super singular, que no se había observado en los casi 200 años que existen de registro. Y resultó una oportunidad única, porque teníamos todos los datos previos”,  relató Tuya a la Agencia Efe.

El raro fenómeno que vivieron hace dos veranos las costas de la bahía de Jurien ocurrió en medio de unas condiciones inusualmente fuertes de La Niña, que multiplicaron el flujo hacia Australia de aguas tropicales calientes, justo en un momento en el que las temperaturas atmosféricas en tierra superaban los 40 grados.

Cambios dramáticos

Como resultado de ello, los ecosistemas marinos sufrieron un cambio dramático en el curso de unas semanas, y según el investigador: “el alga que provee de alimento y refugio a las principales especies animales de la zona casi desapareció y fue sustituida por otras algas oportunistas, las comunidades de peces cambiaron y comenzaron a proliferar especies de aguas calientes raramente vistas en esa zona hasta la fecha, como el parma occidentalis“.

De hecho, el índice de tropicalización de esas aguas (el porcentaje de especies tropicales presentes en el ecosistema) se duplicó con creces, pasando de representar entre un 5 y un 10% del total hasta suponer el 20%, explicaron los autores del artículo en Nature.

“Es como si uno vive cerca de un pinar y, un día, al dar un paseo, se da cuenta de que ha desaparecido. No es que haya sido arrasado por un fuego, es que el pinar ha sido sustituido en un espacio de tiempo muy corto, por toda una vegetación alternativa. Y con la vegetación, también han cambiado las comunidades animales asociadas”, aseguró.

Los responsables de este estudio advierten de que, al estudiar los efectos del calentamiento global no sólo hay que prestar atención a las tendencias y los cambios graduales, sino a los efectos que sobre los ecosistemas marinos  y la distribución de especies pueden provocar los fenómenos extremos.

Social Share Toolbar
Categorías