El blog de la Energáa

coche eléctrico

Audi e-Tron, el coche eléctrico que quiere competir con Tesla

Audi ha ganado la carrera de ofrecer un coche 100% eléctrico. BMW hasta ahora se conformaba con llevar al mercado un coche ciudadano, el i3, mientras que Mercedes presentó hace unas semanas el EQC, que llegará después de que la marca de los cuatro aros comience a entregar su e-Tron.

Es una denominación que la firma ya ha usado para versiones electrificadas (híbridas) de modelos ya existentes, pero a partir de ahora este nombre sólo se utilizará para este modelo.

Para su primer eléctrico Audi ha elegido un todocamino, que por tamaño se sitúa entre el Q5 y el Q7. Este segmento supone el 37% de la demanda a escala mundial con un pico en Estados Unidos, donde capta el 53% de las ventas. Sin olvidar que el cliente chino opta cada vez más por los todocaminos.

El primer coche eléctrico de Audi

Se ha desarrollado sobre una plataforma derivada de la que usan los modelos de Audi con motor longitudinal. Aunque el Grupo Volkswagen, al que pertenece, tiene una base específica para coches 100% eléctricos denominada EMB que no pudo ser utilizada en este por su tamaño, sí habrá próximamente modelos que la empleen con el fin de abaratar costes. Para el futuro, Audi desarrollará junto a Porsche una nueva para coches eléctricos grandes que denominan PPE (Premium Platform Electric).

Sobre ella ya ha configurado un coupé deportivo, el Audi e-Tron GT, que se presentará en noviembre en el Salón de Los Ángeles.

Social Share Toolbar

El coche eléctrico puede ayudar a reducir las emisiones de efecto invernadero a la mitad

La Fundación Europea para el Clima, ha publicado un informe donde se pone sobre la mesa que las estimaciones de reducción de emisiones contaminantes que se le otorga al coche eléctrico han sido minimizadas respecto a su verdadero potencial.

Según los datos recogidos en 2017, un coche eléctrico de tamaño medio puede reducir el total de emisiones, desde su producción hasta su llegada al desguace, a la mitad respecto a un coche convencional de similares características.

Los datos del informe indican que un eléctrico en su vida útil, incluyendo su fabricación, puede llegar a producir 15 toneladas de CO2. Un 40% de los cuales sólo se las lleva la batería. Por su parte un coche diésel o gasolina llega a las 32 toneladas. Una diferencia que además se amplía según avanza el proceso de reducción de emisiones de la producción eléctrica, cada vez más volcada con las energías renovables.

Esta diferencia se reduce al comparar coches de mayor tamaño. En esos segmentos con los datos del 2017 la ganancia se queda en un 25%. Pero al igual que el anterior la evolución es irremediablemente positiva para los eléctricos, que incluso en segmentos más elevados alcanzarán una reducción de emisiones respecto a los actuales del 50% para 2030.

El coche eléctrico

En el informe también se hace mención a los constantes estudios negativos que intentan empañar la imagen del coche eléctrico. Estudios principalmente financiados por la industria del petróleo, y que minimizan el verdadero impacto que tendrá la electrificación del transporte a nivel de emisiones, pero también económico.

Uno de los factores más importantes para los expertos, será la posición de los gobiernos. El sector público debería convertirse en el principal impulsor de las políticas de reducción de emisiones, y como una de las principales herramientas debería apoyarse con mayor intensidad la sustitución de los coches con motor de combustión por coches eléctricos.

Algo que indican será un motor económico para aquellos estados que además apuesten por su fabricación, y que se beneficiarán del círculo virtuoso que les acompaña. Fabricación de vehículos, producción eléctrica mediante renovables, y reducción de las cifras de contaminación. Factores que permitirán avanzar a nivel económico y social a los países que apuesten por este nuevo modelo energético.

Fuente: forococheselectricos.com

Social Share Toolbar

Endesa, presidida por Borja Pardo, pone en marcha un plan para instalar 4.000 electrolineras nuevas

El grupo presidido por Borja Prado diseña un ambicioso plan de acuerdos para instalar postes de recarga de vehículos en párking de Saba, Indigo, Decathlon, Carrefour y McDonald’s, entre otros.

Endesa, la mayor eléctrica en España, presidida por Borja Prado, está diseñando un plan para realizar un despliegue masivo de postes de recarga para el vehículo por todo el país mediante una red de alianzas comerciales con los gigantes del sector de los párking o con empresas que disponen de centros con amplias áreas de estacionamiento de vehículos.

El plan contempla negociar acuerdos con las cuatro mayores empresas de aparcamientos en España: Saba, controlada por La Caixa; Empark, propiedad de Macquarie; Indigo, en manos de Ardian; y Parkia, controlada por First State.

También se quiere incluir en esta red de alianzas a grupos que disponen de centros con amplias zonas de estacionamiento de vehículos anexas, como Carrefour, Decathlon, McDonald’s, cadenas hoteleras como Ibis y Holiday Inn, y hospitales, como Quirón.

Una prioridad para Endesa, presidida por Borja Prado

La eléctrica presidida por Borja Prado En Endesa apuesta por el vehículo eléctrico como herramienta clave dentro de nuestro compromiso por la lucha contra el cambio climático. Para ello impulsan proyectos en diferentes ámbitos, desde el tecnológico al comercial, promoviendo la movilidad eléctrica como instrumento para lograr un modelo energético de cero emisiones.

Entre enero y agosto de este año, en España se vendieron 8.157 vehículos solo eléctricos y 3.574 híbridos enchufables. Los vehículos eléctricos crecieron un 80% con respecto al mismo periodo de 2017, y los híbridos un 100%.

Endesa, vehículo eléctrico

Social Share Toolbar

España, a la cola de Europa en la adopción del coche eléctrico

En Europa ya hay más de un millón de coches eléctricos circulando por las carreteras, después de que durante la primera mitad del año se vendieran casi 200.000 vehículos de este tipo, lo que supone un 41% más que en el mismo período del año pasado.

España es uno de los países europeos donde más se incrementaron las ventas y sin embargo, la adopción del coche eléctrico sigue siendo muy baja.

Según un informe publicado por EV-Volumes, una base de datos de ventas de vehículos eléctricos, la cuota de mercado de los coches eléctricos, incluidos tanto los vehículos eléctricos puros (BEV) como los híbridos enchufables (PHEV), ni si quiera alcanza todavía el 1%. Así, estos datos sitúan a España a la cola de los países analizados, por detrás de Hungría, Francia o Portugal.

A la cabeza está Noruega, donde los vehículos limpios representaron un 37% de las ventas totales de automóviles en el primer semestre. En el país nórdico se entregaron 36.500 coches eléctricos hasta junio, lo que supone un aumento de las ventas del 32% respecto al mismo período de 2017.

Los países nórdicos lideran la adopción del coche eléctrico debido a los incentivos fiscales, la eliminación de los peajes para estos coches y el bajo coste de la electricidad. La única excepción es Dinamarca, donde el mercado se ha paralizado por los planes de impuestos a los automóviles verdes.

Alemania pisa el acelerador con el coche eléctrico

Pero el país europeo en el que más se están acelerando las ventas de estos vehículos es Alemania: se incrementaron un 691% interanual en los seis primeros meses del año. En número de coches colocados, pisó los talones a Noruega, con más de 35.000 unidades entregadas, aunque esta cifra supone apenas un 2% del volumen total de automóviles vendidos en Alemania hasta junio.

A cierre de 2017 había en las carreteras de Europa, según los datos de 930.000 coches ‘limpios’. Desde la firma, teniendo en cuenta las cifras del primer semestre, se espera que a lo largo de todo 2018 se vendan 430.000, llegando, por tanto, a superar las 1.350.000 unidades cuando finalice el año. Con casi 300.000.000 vehículos ligeros en las carreteras europeas, esto significa que, pese al acelerón, tan solo el 0,45% de ellos serían eléctricos.

En cuanto a los modelos más vendidos, el nuevo Nissan Leaf colocó en Europa en la primera mitad del año 18.080 unidades, desplazando del número uno al Renault Zoe, del que se vendieron 17.394 coches.

Social Share Toolbar

Iberdrola entra en la batalla comercial de las gasolineras del futuro

El grupo Iberdrola anunció ayer un acuerdo estratégico con el operador petrolífero Avia para la colaboración en el desarrollo de puntos de recarga eléctrica en gasolineras.

Iberdrola mueve ficha así en la nueva batalla comercial que se está produciendo entre los grandes grupos energéticos para hacerse con el suministro de los vehículos eléctricos y de gas, cada vez más numerosos, y en la carrera por reinventar las gasolineras y dotarlas de nuevos servicios.

Iberdrola y Avia se han comprometido a destinar inicialmente 1,35 millones de euros a la instalación de 27 puntos de carga rápida para vehículos eléctricos en estaciones de servicio de la compañía de hidrocarburos, en un primer despliegue a modo de proyecto piloto. La intención es extender después este plan a todas las gasolineras de Avia.

Puntos de recarga

Los primeros puntos de carga rápida se ubicarán en gasolineras de Avia de País Vasco, Castilla y León, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Andalucía, Comunidad de Madrid, La Rioja, Navarra y Aragón, explicaron ayer los directivos de ambas empresas. Estos puntos de recarga estarán operativos en los próximos meses en Guipúzcoa, Álava, Vizcaya, Cantabria, Huelva, Barcelona, Burgos, Ciudad Real, La Rioja, Madrid, Navarra, Palencia, Salamanca, Tarragona, Zamora y Zaragoza, señalaron.

Además, con este acuerdo, los usuarios que acudan a una de estas estaciones de servicio podrán cargar su vehículo mediante la aplicación para dispositivos móviles Recarga Pública Iberdrola. Con este convenio, las dos compañías impulsan la movilidad eléctrica del futuro asegurando la implantación de forma progresiva de una red de puntos de recarga en lugares estratégicos.

Avia es uno de los principales operadores petrolíferos independientes de las grandes petroleras en el territorio nacional, con más de 180 estaciones de servicio y una red de 25 centros de suministro de gasóleo para el consumidor final de diésel para uso agrícola, automoción, industrial y calefacción, con cobertura en más de 30 provincias. También comercializa lubricantes y otras energías como biomasa, biocombustibles y gas GLP.

Las grandes eléctricas como Iberdrola, presidida por Ignacio Sánchez Galán o Endesa, presidida por Borja Prado, están apostando por el desarrollo de las “eléctrolineras” y el desarrollo de la movilidad eléctrica.

Fuente: Expansión

 

Social Share Toolbar

Endesa, presidida por Borja Prado, y TMB presentan un proyecto de carga ultrarrápida para autobuses

Endesa, presidida por Borja Prado, junto con Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), han presentado el proyecto de carga ultrarrápida para los autobuses eléctricos.

Este sistema nos permite cargar el 80% de la batería del autobús en tan solo cinco minutos, a través de un cargador que se conecta a un pantógrafo que está instalado en el techo del vehículo. El proyecto se encuentra en fase de obras en la calle Cisell, en el barrio barcelonés de la Marina del Prat Vermell, en el distrito de Sants-Montjuïc. La presentación se ha realizado dentro del marco de la celebración de la 12ª Jornada Catalana de la Movilidad, organizada por la Asociación de Municipios para la Movilidad y el Transporte Urbano (AMTU), que ha tenido lugar en Mollet del Vallès.

Un sistema de carga ultrarrápida

El sistema de carga ultrarrápida cuenta con una potencia de 400 kW y consiste en un módulo de unos cinco metros de altura (parecido a una farola), que está ubicado en la parada del final de línea del autobús (en donde se detiene unos minutos antes de iniciar de nuevo su circuito). Por su parte, el vehículo tiene instalado en el techo el pantógrafo retráctil –un dispositivo con un brazo mecánico- que a través de un sensor detecta cuándo ha llegado al punto donde está el módulo donde tiene que cargarse. Cuando está estacionado ahí, el brazo del pantógrafo se despliega hasta unirse a la campana del sistema de carga

En este momento lo que se está haciendo son las obras de instalación en la calle Cisell, cerca de la plaza del Nou. El cargador estará conectado al centro de control de Endesa, presidida por Borja Prado, desde donde se compartirán los datos con TMB y nos dirá en tiempo real la actividad que está desarrollando el dispositivo y el estado del vehículo conectado. Para la puesta en marcha del cargador se ha instalado un centro de transformación subterráneo exclusivo para su funcionamiento.

Borja prado, presidente de Endesa y Enerclub, acaba de recibir el galardón Máster de Oro de El Real Fórum de Alta Dirección, en reconocimiento a su labor al frente de la presidencia la compañía durante los últimos siete años.

Social Share Toolbar

El coche eléctrico estará subvencionado en Alemania

Alemania está decidida a impulsar el coche eléctrico. Berlín se ha puesto como objetivo que en 2020 circulen por las calles un millón de automóviles libres de combustibles fósiles, una cantidad que hoy no llega ni a los 50.000.
Según los borradores del plan elaborados por Finanzas, la subvención a los consumidores que se decidan a comprar hasta junio de 2018, será de 5.000 euros por coche eléctrico, 3.000 si es un híbrido. A partir de entonces la cantidad se reducirá a 3.000 euros, y a 2.000 para los híbridos. El coste del programa es de 1.200 millones de euros. Según fuentes gubernamentales, Schäuble quiere que la mitad de este dinero salga de las arcas públicas, y la otra mitad de las empresas automovilísticas.

Una medida políticamente discutida

El debate en torno a las ayudas al sector eléctrico ha sido muy fuerte entre los partidos que forman el Gobierno de gran coalición. Mientras que los socialdemócratas defendían las subvenciones, democristianos como Schäuble se oponían.

Social Share Toolbar

Cómo un coche puede hacerte feliz

Aunque la caída de los precios del petróleo puede crear dudas sobre su viabilidad y rentabilidad futura, los coches eléctricos han venido para quedarse: son la única solución para compatibilizar el transporte personal individual y la mejora de la calidad del aire de las grandes ciudades.

Tu coche eléctrico te hará sentirte limpio y responsable, porque te podrás desplazar sin contaminar el aire que respiran tus familiares, amigos y vecinos. Si aprovechas para cargarlo al acostarte, tus emisiones serán en la mayoría de las veces completamente limpias, incluso en el lugar de origen de la electricidad que vas a consumir. Aprovecharás los excedentes de energías renovables (eólica, hidráulica…) e incluso nuclear, que de momento se desperdician muchas noches por falta de demanda al no poderse almacenar.

El coste de una recarga en el enchufe doméstico para recorrer 100 kilómetros apenas pasa de dos euros, frente a los cinco o seis euros de los mejores híbridos y turbodiésel (considerando ya los precios actuales del gasóleo). Y puede ser incluso muy inferior, si contratas alguna tarifa eléctrica especial para horas supervalle. Podrás dejar tu coche eléctrico en las plazas de aparcamiento regulado sin perder tiempo en la cola del poste para sacar el recibo o con la aplicación del móvil. Un adhesivo azul de la DGT con un ‘0 emisiones’ bien destacado en color negro que se pega por dentro del parabrisas, indicará a los agentes que estás exento de pagar por aparcar.

Al contrario que los coches convencionales, los eléctricos apenas tienen mantenimiento: no llevan aceite, filtros ni correas. Así, en lugar de ir al taller cada 15.000 kilómetros a sustituir o revisar estos elementos, solo tienen que acudir cada 50.000. Además, como la mayoría de las veces frenan con el motor eléctrico o el alternador para recargar las baterías, tampoco gastan apenas las pastillas de freno. Y al circular casi siempre en ciudad y a baja velocidad, duran mucho más los neumáticos. Según aseguran los taxistas que los utilizan, el mantenimiento anual apenas llega a 100 euros, más el cambio de neumáticos cada 100 o 120.000 kilómetros. ¡Y eso haciendo más de 50.000 kilómetros al año! algo impensable para un particular.

Los coches de baterías no pagan Impuesto de Matriculación cuando se adquieren y están también exentos del de Circulación, el numerito que cobra cada año el Ayuntamiento. En muchas ciudades los eléctricos pueden recargar sin coste en los postes del Ayuntamiento, lo que puede reducir al mínimo el gasto en energía que necesitas cada día para desplazarte.

Los automóviles a pilas ayudan a no seguir acumulando contaminación en las ciudades.

Los coches eléctricos pueden utilizar los carriles de alta ocupación (VAO) situados en las autopistas de acceso a algunas grandes urbes sin necesidad de llevar acompañantes en el coche. Además, en ciudades como Barcelona, están también exentos de pagar peajes en las autopistas de los alrededores, lo que te hará ahorrar tiempo y dinero.

Conducirás con menos tensiones, porque los coches eléctricos circulan en silencio sin ruidos de motor ni apenas de rodadura. Tampoco tienen vibraciones y podrás oír tu música preferida sin interferencias. Además, se manejan con el mínimo esfuerzo, porque llevan cambio automático. Y son más entretenidos: invitan a conducir sin prisas para aprovechar al máximo las baterías y acabarán convirtiéndote en un especialista de la conducción ecológica.

Pero los coches eléctricos no son para todo el mundo. La primera condición para disfrutarlos es tener un sitio en casa para poder cargarlos. Además, todavía siguen siendo caros, se rentabilizan con el ahorro de combustible y exigen altos kilometrajes, la mayoría en ciudad, para amortizarlos. Y como tienen una autonomía limitada, hasta 250 kilómetros oficiales y unos 150 a 170 en condiciones reales, no pueden cumplir como coche único de la familia: no sirven para viajar. Por último tampoco son la solución idónea para personas irritables o con los nervios a flor de piel: el temor a quedarse tirado sin batería puede producir episodios de ansiedad o angustia.

Social Share Toolbar

Noruega, un mundo eléctrico ideal

El país nórdico concentra la mayor proporción de modelos a pilas por habitante del planeta. Fiordos, renos y nieve. Noruega es bien conocido por estos tres tópicos turísticos, pero debería añadirse un cuarto: los coches eléctricos. Y es que el país escandinavo funciona como un enorme imán que ejerce una atracción irresistible sobre estos modelos.

En la nación nórdica se vendieron casi 75.000 automóviles a pilas en 2015. Pueden parecer pocos, pero es el líder europeo y también uno de los mundiales, porque solo se entregaron más coches de este tipo en EE UU, China y Japón. Y, como tiene además una población reducida, de 5,1 millones de personas, resulta que termina postulándose como la referencia absoluta, porque ostenta la mayor proporción de modelos eléctricos por habitante del globo: 14,7 vehículos por cada 1.000 residentes. No hay otro país que se acerque siquiera a estos registros. EE UU va a continuación, y se queda con una tasa del 0,97.

Los incentivos del Gobierno permiten que los modelos eléctricos salgan más económicos que los térmicos. El precio de compra podría explicar por sí mismo el auge del mercado eléctrico en el territorio nórdico, pero hay varios otros factores que se suman y terminan creando el caldo de cultivo ideal para la expansión de los coches con baterías. Y es que en Noruega hay más postes de recarga que gasolineras (6.000 en 2015), y no se ubican solo en las ciudades, sino que cubren también la red de carreteras, lo que permite a los conductores realizar viajes de larga distancia. Además, el consumo de esa electricidad es gratuito, mientras que el litro de gasolina roza los dos euros.

Noruega produce el 98% de su electricidad de forma limpia, sin emisiones

El potencial económico y los recursos naturales del país juegan asimismo a favor del coche eléctrico, porque Noruega es el tercer estado con mayor renta per capita del globo (según el FMI, Fondo Monetario Internacional), al tiempo que aprovecha su abundante infraestructura de generación hidráulica (presas, saltos de agua…) para producir cantidades ingentes de electricidad y además de forma limpia, porque el 98% se obtiene sin emisiones asociadas.

Pero, quizá, el mayor mérito de Noruega no se haya comentado todavía. Y es que el estado nórdico es uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo. Pero, en vez de haber aprovechado este recurso, como han hecho y hacen la mayoría de países que tienen este potencial energético, ha apostado por ir transformando su movilidad hacia la electricidad, en detrimento de los carburantes. Y los resultados parecen evidentes. Un mundo eléctrico ideal.

Social Share Toolbar

Coche eléctrico, Alise un proyecto que duplicará su autonomía

Baterías más baratas y con mayor autonomía, son los principales retos a los que se enfrenta el coche eléctrico si quiere desplazar al vehículo de gasolina.

Alise es un proyecto de la Unión Europea dotado con 7 millones de euros de presupuesto. El equipo lo forman 15 socios de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, donde la presencia española es mayoritaria. No sólo está coordinado desde el centro tecnológico de Leitat en Tarrasa, sino que cinco de los miembros son españoles.

Nuevos materiales

La investigadora del Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas de Guipúzcoa Irene Castro es una de las implicadas el proyecto Alise. “Nuestro objetivo es desarrollar nuevos materiales de cara a fabricar baterías de litio-azufre”. La tecnología se instalaría tanto en vehículos híbridos como 100% eléctricos.

Según Castro, la inmensa mayoría de baterías actuales son de ion-litio, “pero las de litio-azufre tienen una capacidad específica superior”. Esto quiere decir que en su interior reside el potencial de “duplicar la autonomía del vehículo”, gracias al cambio de material.

El papel de la investigadora en este proyecto se centrará en el desarrollo de “sensores para la monitorización ‘online’ de la batería”. Esta tecnología ya se utiliza para controlar parámetros como la temperatura, la corriente y el voltaje, pero la misión de Castro es medir también la deformación de la celda “para ver cómo afecta al estado de carga y de salud de la batería”. La idea a largo plazo es implementarlo en los vehículos para que el conductor también disponga de esta información.

El proyecto, que arrancó en junio pero no ha sido presentado hasta este mismo mes, tendrá una duración de cuatro años hasta 2019.

Social Share Toolbar
Categorías