El blog de la Energáa

plástico

Facilitando el reciclado de plástico

Plástico recicladoDesde hace años varias empresas destacaron el problema que se les planteaba al no poder diferenciar el PVC de PET de manera sencilla a la hora de llevar a cabo el reciclado de plásticos

Por ello una pyme solicitó directamente al Centro de Investigación en Materiales Avanzados (CIMAV) en la Unidad de Monterrey (México) una tecnología para poder identificar el PVC y el PET de la manera más rápida y fiable posible. Solicitud basada en las pérdidas que causaba el PVC en el reciclado del polímero.

Debido a esta petición el CIMAV investigó un marcador químico para la identificación de dicho material, aplicándolo en forma de spray y obteniendo resultados en menos de un minuto.

El doctor Sergio Alfonso Pérez García del CIMAV, colaborador de la investigación, ha explicado al respecto que “lo que se le entregó a la empresa fue una formulación química para que de manera sencilla marquen el producto que no quisieran, en este caso el PVC; porque tiene propiedades físicas similares al PET”.

Para llegar a esta solución se estudió lo que se podía hacer de manera técnica y científica antes de desarrollar una formulación. Con esta investigación se elaboró un producto que las empresas pudieran aplicar mediante una prueba sencilla ahorrando tiempo, y con un coste económico.

Repercusión en el reciclaje

Este tipo de avances es necesario para las empresas de reciclado de plástico porque una sola botella de PVC afecta al precio del producto en una tonelada de PET. Esta gran repercusión hace indispensable el hecho de contar con un sistema de diferenciación para lograr una mejor calidad del producto, y permitir a las compañías ser más competentes dentro del sector.

El nuevo sistema permite su aplicación antes de separar las botellas, y mediante la aplicación del spray en 30 segundos se puede detectas las piezas de PVC, ya que estas mostrarán un color intenso que resaltará frente a las de PET.

“El marcador químico que diseñamos es económico, la cuestión es capacitar a la gente para que lo maneje”.

Social Share Toolbar

Fabrican plástico a partir de algas cultivadas con CO2 industrial

AlgasAIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, es el encargado de coordinar un proyecto europeo de investigación con el objetivo de obtener sustancias para la fabricación de adhesivos, pinturas y tintes a partir de una fuente renovable

El proyecto se centra en utilizar microalgas como fuente renovable, lo que se debe a su aportación de un valor añadido extra al proyecto, ya que se cultivan con emisiones de CO2 procedentes de industrias cementeras y plantas eléctricas. Esto ayuda a reducir el impacto de los gases en el medio ambiente.

Proyecto Bisigodos

El proyecto está enmarcado dentro del Séptimo Programa Marco (FP7) de la Comisión Europea y está formado por 14 socios: AIMPLAS, Biofuel Systems, la Universidad de Warwik, VTT, Becker Industrial Coatings, Sun Chemical, Process Design Center B.V., Bangor University, Croda International, 3V Mabo, Phycosource, Gruene- Bioraffinerie, Caspeo y Cromogenia. Comenzó el 1 de noviembre de este mismo año, con la idea de prolongarse durante 42 meses.

Dentro de este proyecto se realizará una selección y cultivo de nuevas variedades de organismos que permitan optimizar la extracción de productos de alto valor añadido para la industria, a partir de la tecnología desarrollada por la empresa Biofuel Systems para la obtención de petróleo artificial a partir de algas.

Los socios participarán en el proyecto en distintas líneas de trabajo. Durante la primera fase se trabajará en la selección y el cultivo de las mejores variedades de microalgas en fotobioreactores de laboratorio que se optimizarán para obtener el mayor volumen de producto posible.

Asimismo, cada grupo de trabajo se centrará en la extracción de distintos compuestos procedentes de las microalgas que faciliten la obtención de nuevos aditivos para la formulación de productos industriales.

Las microalgas tienen un crecimiento muy rápido en ambientes ricos en CO2 por lo que en dichos fotobioreactores pueden obtenerse por hectárea más de  150 toneladas de biomasa seca anual. Una de las primeras ventajas de esta tecnología es el hecho de que estas plantas deben ser alimentadas con luz solar y CO2. Para ello, se van a utilizar las emisiones de este gas procedentes de industrias como las cementeras o las empresas de generación de energía, de manera que también se logrará reducir el impacto ambiental de estas instalaciones.

El papel de AIMPLAS en el proyecto es el de validar la utilidad de cada uno de los ingredientes extraídos en cada etapa para su incorporación a la producción industrial los productos previstos.

Social Share Toolbar

Nuevo bioplástico a partir de gluten de trigo

Gluten de trigo para producir bioplásticosEn la Universidad de Huelva (UHU) han diseñado un nuevo tipo de plástico a partir de proteínas de gluten de trigo utilizando como agente bactericida aceite esencial de orégano

Hoy en día los bioplásticos son una alternativa industrial que está levantando mucho interés por diversos motivos como son su capacidad de degradación sin impacto ambiental o su fabricación mediante residuos vegetales sustituyendo los procesados de hidrocarburos.

Los nuevos materiales se diseñan a partir de proteínas, polisacáridos o lípidos y cuentan con características únicas que los convierten en lanzaderas naturales para aditivos, antioxidantes, vitaminas o sabores. Esto supone avanzar en el camino de sus aplicaciones en más sectores industriales, como el agroalimentario o el farmacéutico.

Inmaculada Martínez, investigadora de la UHU ha manifestado que “las proteínas son capaces de formar numerosos enlaces intermoleculares y pueden someterse a diferentes interacciones, produciendo una amplia gama de potenciales propiedades funcionales” y además “las proteínas vegetales son materias primas baratas, renovables y abundantes, por lo que nos encontramos ante materiales respetuosos con el medio ambiente en su producción y de fácil degradación”.

Estudio realizado

En este estudio, además de los expertos de la UHU, han colaborado también los investigadores de la Universidad de Sevilla. Juntos han trabajados en dos matrices naturales: las proteínas de albúmina de huevo y las proteínas de gluten de trigo. Les han introducido ácido fórmico y aceite esencial de orégano respectivamente.

Para comprobar las propiedades de estos dos materiales inteligentes, el grupo de ingenieros realizó ensayos mediante técnicas termoplásticas, y así mejorar la flexibilidad y la extensibilidad del bioplástico, con la albúmina y el gluten y los dos biocidas para cepas de Aspergillus niger (hongo), Candida kefir (levadura), Bacillus cereus (bacteria gram-positiva) y Escherichia coli (bacteria gram-negativa).

Inmaculada Martínez ha resaltado que “la incorporación de los agentes antimicrobianos se realiza en la mezcla directa de las proteínas con el plastificante”.

También realizaron pruebas de absorción y difusión para estudiar la influencia del procesado físico-químico y sobre la liberación controlada del aceite de orégano. Los bioplásticos basados en proteínas de gluten de trigo que contenían los biocidas estudiados demostraron “de forma óptima su actividad antimicrobiana”.

Más tarde, con segundas pruebas comprobaron que la liberación del biocida está asegurada durante una semana, aun sin estar en contacto directo con el sustrato. La investigadora asegura que “una potencial aplicación de estos bioplásticos podría ser el tratamiento de aguas con desinfectantes naturales como ácidos orgánicos o aceites esenciales”.

Social Share Toolbar

Los residuos plásticos de los vertederos son el equivalente a 12 millones MW/H

Residuos plásticos en un vertederoDurante el 2011 se ha generado un 1,1% menos de residuos plásticos que en el 2010. La industria lucha por alcanzar su objetivo centrado en alcanzar la cifra de cero residuos plásticos en vertederos en el año 2020

PlasticsEurope ha presentado los resultados de su estudio anual sobre los residuos plásticos en España y Europa, del pasado año 2011. Todo el proyecto gira en torno al objetivo de alcanzar cero plásticos en vertederos en el año 2020. Es una apuesta en firme por parte de la industria, que busca aprovechar al máximo el valor de estos residuos.

Este proyecto cree que desechar en el vertedero los plásticos al final de su vida útil no es una opción adecuada ni aceptable desde el punto de vista medioambiental, económico o social.

El estudio anual del 2011 informa de que en España se generaron 2,2 millones de toneladas de residuos plásticos, es decir, una media de 47 kilos por habitante. Aunque, tan alarmante cifra, tiene su lado positivo, ya que supone un 1,1% menos que lo generado en el año 2010. Esta pequeña reducción es a causa del descenso de producción en sectores como la construcción y la automoción.

Ranking europeo

La tasa de recuperación de estos residuos plásticos en 2011 alcanzó la cifra del 46%, lo que sitúa al país en el puesto número 17 del ranking europeo. En países como Suiza, Alemania, Austria o Bélgica se recupera la práctica totalidad de los residuos plásticos post-consumo gracias a una combinación óptima de reciclaje y de obtención de energía a partir de residuos.

Valor energético

En España, el 54% de los residuos plásticos sigue acabando en los vertederos, desperdiciándose su valor energético, que es equivalente a 12 millones de megavatios/hora. La mayor parte de estos residuos plásticos procede de los envases y el embalaje, ya que este material tiene grandes cualidades para la conservación eficaz de los productos, y es eficaz en el transporte.

Aunque el objetivo de alcanzar la cifra de cero plásticos en vertederos en el año 2020 es muy ambicioso, toda la industria lo considera alcanzable, por lo que siguen luchando año tras año, y se espera que los resultados del año 2012 sean más favorables. Para acercarse más a esta meta, necesitan el apoyo de las administraciones, y la conciencia de la sociedad.

Social Share Toolbar

Con desperdicio lácteo se obtendrá plástico biodegradable

Uso de suero lácteoLa empresa Desarrolladora de Soluciones Sustentables busca producir plástico biodegradable con el aprovechamiento del suero de leche, subproducto de la industria láctea

Hazael Pinto Piña y Álvaro Rodríguez Sánchez son quienes se encargan de esta investigación, y llevan cuatro años trabajando en la creación del plástico biodegradable. Actualmente, su proyecto está en la fase de producir ácido láctico, el principal insumo para la creación de plástico PLA (ácido polilactico cuyo principal fabricante a nivel mundial es Nature works) y que no se genera en nuestro país.

“Cuando iniciamos el proyecto nos dimos cuenta que no había ácido láctico en México y si queríamos ser productores de PLA, teníamos que asegurar el abastecimiento de este material porque importarlo nos elevaría los costos y eso nos dejaba fuera del mercado”.

“Ahí, nos enfocamos a obtener el ácido láctico; ahora utilizamos el lacto-suero, la lactosa, y la transformamos a través de un proceso de fermentación después la purificamos y finalmente el ácido puro lo polimerizamos y generamos la resina con las condiciones que el mercado nos demanda”, explica Pinto Piña.

Producción para mercado

Pretenden asegurar la tecnología y salir al mercado con un producto que se pueda utilizar como conservados en la industria alimenticia, principalmente, en salsas, carnes, embutidos y, a partir de ahí, generar recursos que ayuden a continuar con el proceso del plástico biodegradable.

“Contamos con una planta piloto enfocada a la producción de ácido láctico que tendrá un punto de producción de 300 toneladas anuales de este insumo”.

“Ahí no vamos a producir nada de plástico todavía pero esa cantidad de ácido láctico nos puede ayudar a crear de 200 a 250 toneladas de plástico biodegradable al año”, detalla Rodríguez Sánchez.

El lacto-suero de leche es considerado un desecho dentro de la industria láctea, y cada mil litros de este desecho equivalen a las aguas negras de 450 personas. Por lo tanto, con su aprovechamiento para generar el plástico biodegradable se pueden lograr beneficios para el medio ambiente.

Este proyecto obtuvo el Premio Santander a la Innovación en 2009, y el apoyo del Programa Innova Pyme de Conacyt y del Fondo de Innovación del estado de Nuevo León (México). Actualmente cuentan con dos patentes para su desarrollo.

“Esa primera etapa fue fundamental para nosotros porque, además del estímulo Egresados del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Monterrey, han contado con el apoyo permanente de esta casa de estudios, ya que el proyecto se encuentra vinculado al Centro de Biotecnología, a la Incubadora de Empresas, y al Centro de Innovación y Desarrollo Estratégico de Productos.

Social Share Toolbar
Categorías