El blog de la Energáa

renovable

Empresas de gran consumo lanzan una oferta conjunta para cerrar un contrato de compraventa de electricidad renovable

Seis empresas de gran consumo quieren elevar sus estándares de sostenibilidad y pretenden abastecer una parte de sus necesidades energéticas con electricidad de origen 100% renovable. Al igual que las administraciones públicas, las empresas cada vez están más enfocadas en su perfil ecológico.

La cervecera Mahou San Miguel, Leche Pascual, Pastas Gallo, la firma de embutidos Argal, Bodegas Torres y la farmacéutica Laboratorios Esteve han decido lanzar una oferta conjunta para lograr un proveedor que abastezca una parte de su consumo eléctrico durante los próximos 10 años con un contrato que ronda los 75 millones de euros, según fuentes al tanto del proceso.

Se trata de cerrar un acuerdo de compraventa de electricidad con un generador eólico o fotovoltaico con lo que se conoce en el argot del sector como un PPA (‘power purchase agreement’), un contrato a largo plazo de venta de energía renovable a un precio fijado de antemano.

Un contrato Conjunto energía renovable

Estas seis empresas tiene en común su pertenencia a Calidalia, una asociación que trabaja para mejorar la calidad de los productos que distribuyen 28 compañías de gran consumo españolas. La Asociación de Consumidores de Electricidad (ACE), una agrupación que representa en el mercado eléctrico a miles de empresas de un consumo medio, es la encargada de coordinar toda esta operación.

A partir del próximo miércoles 21 de noviembre se abrirá el plazo de recepción de ofertas en un proceso de subasta competitiva con el que arrancar el mejor precio entre los generadores renovables interesados. Buscan un suministrador con un ‘rating’ de triple A. Es decir, que ofrezca total confianza de que podrá abastecer el 30% del consumo total de estas empresas durante 10 años.

Se trata de un acuerdo altamente interesante tanto para el generador como para los compradores. Para el productor de renovables, cerrar un PPA con una duración de 10 años con un conjunto amplio de empresas de reconocido prestigio es un aval trascendental a la hora de presentar garantías a los bancos que financian los proyectos tanto de eólica como de fotovoltaica en la actualidad.

Fuente: El Confidencial

Social Share Toolbar

Los suizos, a favor de un futuro más renovable y sin centrales nucleares

Los suizos han aprobado en referéndum con un 58,2% de los votos la Estrategia 2050, una estrategia que busca disminuir el consumo de energía, aumentar la eficiencia energética, promover las energías limpias y prohibir la construcción de nuevas centrales nucleares.

Solo cuatro cantones, Argovia, Glarus, Obwalden y Schwyz, rechazaron la nueva ley, en la que el Gobierno suizo comenzó a trabajar después del accidente nuclear de Fukushima (Japón) en 2011 para dejar atrás la era atómica y sentar las bases para un ambicioso proyecto de transformación energética en Europa.

Suiza posee cinco centrales nucleares, que serán desactivadas una vez cumplida su vida útil, en 20 y 30 años.

Un tercio de la energía que produce este país es de origen nuclear, un 60% procede de centrales hidroeléctricas y el resto de centrales termoeléctricas y de varias fuentes de energía renovable.

Dado que con la nueva ley Suiza ya no podrá contar en un futuro con un tercio de la energía que produce, la Estrategia 2050 establece una reducción del consumo de energía y electricidad.

Cada persona debe disminuir el consumo energético en un 16% hasta 2020 y en un 43% hasta 2035 en comparación con el año 2000, y el de electricidad un 3% y un 13%, respectivamente.

Recursos renovables

Para ello, Suiza pretende aumentar la producción de energía a través de recursos renovables como la energía solar, la eólica, la biomasa, el biogas y la geotérmica.

Para poder financiar este impulso a las energías renovables, tanto los hogares como las empresas tendrán que pagar más por la electricidad. Por lo que la factura de electricidad de una familia de cuatro personas y con un consumo medio se encarecerá en 40 francos (unos 37 euros).

Los detractores de la Estrategia -Alianza Energía y un comité pluripartidista con miembros del derechista UDC, los liberales del FDP, los democristianos del CVP- aseguraron que los costes serían mucho mayores y que el Gobierno “omitía” los gastos reales.

Sostienen que la ley costará en los próximos 30 años 200.000 millones de francos, lo que supone para un hogar con cuatro personas cada año 3.200 francos más en impuestos y gastos.

Igualmente argumentaron que la exigencia de reducir casi en la mitad el consumo energético en los próximos 18 años requiere “medidas drásticas” a los suizos, con instalaciones nuevas en sus viviendas y edificios y con más burocracia y prohibiciones.

Afirman asimismo que la ley provocará pérdidas de puestos de trabajo y de bienestar, sobre todo en el turismo, los comercios minoristas y los sectores manufactureros, y que las instalaciones eólicas y fotovoltáicas adicionales “desfigurarían” el paisaje.

Social Share Toolbar

Flisa crea un sistema para recuperar la energía del agua de lavado de ropa

Flisa aprovecha la energía del agua del lavado de ropaLa empresa de lavandería industrial Flisa ha implantado en sus instalaciones un sistema que permite optimizar el proceso de lavado y reducir emisiones de gases de efecto invernadero

Gracias a unos intercambiadores de calor, la empresa que promueve la Fundación ONCE para la creación de empleo estable y de calidad para el colectivo de personas con discapacidad ha conseguido recuperar la energía que desprende el agua en la fase de lavado de la ropa y aprovecharla para reducir la duración del proceso de aclarado.

Ventajas del sistema

Gracias a esta tecnología, la ropa entra a cierta temperatura, 40 grados, en el circuito, y finaliza el ciclo de lavado ya caliente. Esto reduce la humedad residual, lo que facilita el secado y conserva mejor los tejidos lavados.

Con este nuevo sistema de aprovechamiento del calor y la energía, Flisa cumple con los objetivos de reducción de consumo eléctrico y de gases de efecto invernadero, básicos en su política de Responsabilidad Social Corporativa.

De esta forma, la empresa reafirma su compromiso con la energía sostenible, que le ha valido el Certificado de Calidad ISO 14.001 de Sistema de Gestión Ambiental concedido, tal y como indica Flisa en su página web, “por desarrollar innovadores sistemas tecnológicos en los que se prioriza el máximo el respeto por el medio ambiente: reciclaje de agua, eliminación de residuos, eficiencia energética, empleo de sustancias no contaminantes…”.

Social Share Toolbar
Categorías